miércoles, 3 de noviembre de 2010

ENFERMEDADES DE LOS ANIMALES

DIARREA VIRAL BOVINA (DVB)

  SÍNTOMAS VARIADOS
Cuando una hembra preñada se infecta con DVB puede ocurrir aborto, parto de terneros con alteraciones congénitas (ceguera, defectos en piel, problemas de equilibrio y locomoción, etc.) o nacimiento de terneros de aspecto "normal" pero portadores de la infección. Estos animales persistentemente infectados (PI) con el virus son susceptibles de padecer enfermedad de las mucosas si, en algún momento de sus vidas, se infectan nuevamente con una cepa virulenta de DVB. El estado de portador persistente también implica que las secreciones (oculares, nasales, saliva, semen, etc.) siempre están contaminadas con virus resultando dichos animales fuente de contagio y diseminación de la infección. Se estima que del 1 al 3 % de los bovinos de un establecimiento ganadero con DVB presentan tal condición. Asimismo, si el animal portador PI es una hembra, ésta puede contagiar a su feto dando una cría infectada y cerrando el ciclo de la enfermedad.
Aunque la ocurrencia de abortos, nacimiento de terneros con malformaciones o cuadros severos de enfermedad de las mucosas tienen alto impacto en la producción, la mayoría de las infecciones con DVB cursan sin enfermedad evidente o con un cuadro diarreico leve y temporal y se debe considerar como muy importante de estas infecciones que el virus DVB causa una baja transitoria de las defensas (inmunosupresión) favoreciendo la acción de otros agentes infecciosos. Es así que, luego del paso del virus en un lote de destete o en un feedlot, pueden aparecer cuadros respiratorios, a veces severos, por bacterias (ej. pasteurelosis).



Definición: Enfermedad viral infecciosa del ganado, que se manifiesta clínicamente por estomatitis erosiva aguda, gastroenteritis y diarrea...

Pronóstico

Las lesiones urogenitales generalmente sanan por sí solas en un lapso entre 7 y 10 días. La infección puede ser más severa y durar mucho más tiempo en personas que tengan una afección que debilite su sistema inmunitario.
Una vez que ocurre la infección, el virus se disemina a las neuronas y permanece en el organismo de la persona por el resto de su vida. El virus se puede reactivar de vez en cuando y ocasionar síntomas o brotes. Las recurrencias se pueden desencadenar por el exceso de luz solar, fiebre, estrés, enfermedad aguda y medicamentos o afecciones que debiliten el sistema inmunitario (como cáncer, VIH/SIDA o el uso de corticosteroides).

Posibles complicaciones

Posibles complicaciones

·         Eccema herpetiforme (herpes generalizado a través de la piel)
·         EncefalitisEncefalitis
·         Infección de los ojos, queratoconjuntivitis
·         Infección de la tráquea
·         MeningitisMeningitis
·         Neumonía
Infección prolongada y severa en personas inmunodeficientes


Necrosis y desprendimiento de epitelio en los orificios nasales en diarrea viral bovina.

Etiología:
El agente etiológico es un virus clasificado dentro de la familia Togaviridae y el género Pestivirus, muy sensible a la temperatura, siendo inactivado en pocos minutos a 56°C o a un pH ácido. Antigénicamente se reconocen tres serotipos: Nueva York, Indiana y Oregon, de los cuales el último se utiliza en la producción de vacunas. El virus de la Diarrea Viral Bovina (DVB) muestra una estrecha relación antigénica con el virus del Cólera porcino, relación que se puede mostrar en pruebas serológicas y en pruebas de protección cruzada in vivo.

Epidemiología
La infección por el virus de la DVB presenta características muy particulares que la diferencian de otras enfermedades del ganado bovino. Las consecuencias mas relevantes son debidas a la infección transplacentaria en los primeros meses de gestación, en cuyo caso el animal nace infectado en forma persistente de por vida (PI), ya que su sistema inmune no reconoce al virus como extraño. Este animal al llegar a la edad adulta disemina el virus en forma constante, en ausencia de anticuerpos, constituyendo la clave para el control de la infección en el rodeo.
Síntomas
Los síntomas clínicos de la DVB pueden manifestarse como una infección inaparente hasta infecciones severas que pueden causar la muerte del animal. A nivel reproductivo el virus causa reabsorción embrionaria, malformaciones congénitas, nacimiento de terneros débiles, momificación fetal, hipoplasia cerebelar con signos nerviosos, y abortos. En aquellos animales persistentemente infectados (PI) se puede observar la forma de enfermedad de las mucosas, con erosiones en tracto digestivo y sintomatología respiratoria. En casos más severos, representa también como una forma hemorrágica aguda, conocida como síndrome hemorrágico.

Distribución geográfica: El virus clásico de la DVB entérica se encuentra en todo el mundo. 




Hospederos: 


Afecta preponderantemente novillos y animales de 2 a 3 años de edad aunque también se presenta con menor frecuencia entra ganado adulto. Los bovinos son la única especie afectada, pero se ha observado una enfermedad semejante en búfalos y ciervos. Las ovejas pueden llegar a infectarse y se ha demostrado que transmiten el mal a los bovinos.

Transmisión: 
Se realiza mediante el contacto directo con animales clínicamente enfermos o portadores, o por contacto indirecto a través de alimentos contaminados con orina, secreciones nasales u orales, heces y fetos abortados o sus envolturas. También se ha considerado la transmisión por aerosoles y a través de vectores. 



Signos clínicos: La tasa de infección en la mayoría de los rebaños es alta, pero la incidencia de la enfermedad clínica en baja, aproximadamente 5%, con una tasa de casos fatales del 90% entre los animales afectados clínicamente. Un alto porcentaje de ganado joven en un hato afectado evidenciará lesiones orales menores con escasa o nula enfermedad sistemática detectable. El período de incubación es de 1 a 3 semanas. Los signos iniciales de la enfermedad aguda son descarga nasal sero-mucoide, tos polipnea, salivación, depresión, y fiebre, seguidas pronto por una diarrea profusa, acuosa y mal oliente que podrá persistir por 3 a 4 semanas o durar varios meses en forma intermitente. Puede presentarse cojera y enrojecimiento e inflamación de la piel y los tejidos subyacentes de la pezuña. Con frecuencia se observa laminitis que puede llegar a hacerse crónica. Puede ocurrir también opacidad corneal, con una incidencia de hasta el 10%, aunque por lo general unilateral y transitoria.

Las lesiones orales en aproximadamente un 75% de los casos clínicos, cuando los animales empiezan a tener diarrea. Inicialmente se observa un enrojecimiento difuso de la mucosa oral, en la que luego aparecen manchas con puntitos que generalmente crecen hasta 1 o 2 cm como erosiones epiteliales poco profundas. Los lugares de erosión incluyen el paladar duro y el blando, la lengua, encías y comisuras de la boca; los ollares y el morro pueden llegar a ponerse hiperémicos y a encostrarse. Puede haber abortos. El curso de la enfermedad puede variar de 2 a 3 días hasta 3 semanas, y el ganado con DVB aguda pude morir en 48 horas. Frecuentemente el ganado afectado sufrirá anorexia y presentará lesiones orales y diarrea ligera durante 2 a 4 días, para luego volver a alimentarse e ir recuperándose gradualmente. Sin embargo, si la diarrea es profusa, la prognosis es siempre grave.




El animal que ocasionalmente sobrevive a la enfermedad aguda está generalmente tan debilitado que será una carga económica y eventualmente morirá de necrobacilosis secundaria o infecciones micóticas.
La infección por el virus de la DVB también se asocia a anomalías congénitas del cerebro (ataxia cerebelar), a un síndrome debilitante de novillos jóvenes con artritis (síndrome del ternero débil) y a una enfermedad ulcerativa crónica del tracto alimenticio de reses mayores (enfermedad mucosa).
Lesiones macroscópicas: Estas se reducen al tracto alimenticio y son erosiones características, poco profundas, de base roja en carne viva y poco inflamadas en sus bordes, que pueden ser apreciadas sobre el morro, en la boca, faringe, laringe, y ollares posteriores, es el esófago, rumen, omaso, abomaso y ciego, y menos comúnmente en el intestino delgado. Puede haber eritema de la mucosa y hemorragia submucosa en el abomaso, intestino delgado, y particularmente en el colon, donde la decoloración puede ser marcada en los pliegues de la mucosa, dando una apariencia rayada parecida a la observada en la Peste bovina. Los defectos congénitos de los becerros consisten en hipoplasia o aplasia cerebelar, cataratas, degeneración de la retina e hipoplasia e inflamación de los nervios ópticos.

Diagnóstico: un diagnóstico presuntivo de DVB puede basarse en los signos clínicos y las lesiones microscópicas y macroscópicas cuando se presentan, las lesiones orales son especialmente sugerentes de la enfermedad. Sin embargo, la diferenciación de las enfermedades que producen lesiones erosivas en la mucosa oral es difícil, tanto clínicamente como a la necropsia y es particularmente importante, dado que la Peste bovina y la Fiebre aftosa tienen que tomarse en consideración en el diagnóstico diferencial. 






Diagnóstico diferencial: Una estomatitis erosiva y gastroenteritis son síntomas característicos en la Peste bovina, Diarrea viral bovina y Fiebre catarral maligna. La estomatitis y la hiperemia son particularmente severas en la FCM, además de observarse opacidad de la córnea, generalmente bilateral e irreversible, así como el marcado aumento de los ganglios linfáticos, especialmente los preescapulares, hematuria y encefalitis terminal. La Peste bovina se caracteriza por una alta morbilidad y mortalidad. Las enfermedades vesiculares se caracterizan por la presencia de vesículas sobre la lengua y la mucosa bucal, los pezones y las bandas coronarias, y puede distinguirse de las erosiones sin formación de vesículas que se ven en la DVB. La Lengua azul también produce lesiones erosivas en la boca de las ovejas y reses. Las enfermedades que producen diarrea pero no lesiones orales incluyen la Diarrea de invierno, la Salmonelosis, la Paratuberculosis y las parasitosis
Confirmación de laboratorio: se basa en el aislamiento de virus en cultivos celulares y su detección por inmunofluorescencia; las muestras que se envían son heces, exudado nasal, sangre y tejidos recolectados en la necropsia. Otra posibilidad es la aplicación de pruebas serológicas en sueros pareados. Los animales afectados pueden no tener anticuerpos neutralizantes específicos a causa de inmunosupresión o por una incapacidad para producir anticuerpos.
TAMBIÉN SE CONTAGIA POR EL SEMEN
Los toros juegan un rol importante en la transmisión del virus. La infección de un toro con DVB puede deberse a una infección aguda o por una infección adquirida durante al gestación (congénita) de la que nace un animal portador de por vida. En ambos casos el virus está presente en el semen: mientras que en la infección aguda es temporaria, en PI siempre se elimina virus con el semen. Ello implica que no debería utilizarse como reproductor un animal con infección persistente de DVB, éste tiene que ser identificado y eliminado del rodeo. También es particularmente importante el contagio de la infección a través del semen cuando se trata del animal de una cabaña o un centro de inseminación artificial y se congela semen. Como el virus resiste la temperatura de congelación, el semen contaminado resulta en una fuente de infección y diseminación de la enfermedad a otros establecimientos. Por lo tanto, el control del semen para inseminación artificial, debe ser prioritario. Ello se realiza determinando la presencia en cada partida de semen que se congela mediante el envío de muestras al laboratorio de diagnóstico


 PREVENIR
La aplicación una vacuna tiene como meta generar resistencia del rodeo para reducir las pérdidas que causa la enfermedad. Son efectivas cuando se incorporan a un "plan sanitario" pensado para obtener protección del rodeo a largo plazo. La decisión de vacunar cuando se detectan abortos, o enfermedad de las mucosas y ante la necesidad de "hacer algo", no contribuirá a la solución del problema. También debería evitarse la tendencia a sobredimensionar la capacidad de protección de las vacunas; éstas brindan inmunidad limitada por lo que pueden ocurrir infecciones a pesar de usarlas y deben efectuarse revacunaciones anuales. Una recomendación adicional en la elección de una vacuna es no sólo considerar su precio sino tener en cuenta la calidad y respaldo que la acompañan.
La implementación de prácticas sanitarias adecuadas y la disponibilidad de vacunas eficientes pueden conducir a la disminución de las formas clínicas y eventual control del virus.
SE PUEDE CONTROLAR
La magnitud del perjuicio económico que causa DVB, hacen necesaria la aplicación de toda la tecnología disponible para su control. El control de una enfermedad implica reducir las pérdidas para hacerlas compatibles con una producción rentable mediante la detección de los animales portadores para su segregación y la prevención de nuevas infecciones con las medidas de manejo disponibles y la incorporación de vacunaciones en un plan sanitario. Aunque la alta difusión de DVB en la población bovina del país limita su control, la posibilidad de detectar animales PI para su eliminación del rodeo y el uso de vacunas eficaces permiten avanzar en la reducción del impacto económico negativo.
Las estrategias para el control varían según la política sanitaria de cada país. En América del Norte se utiliza la combinación de vacunas (formuladas con virus vivo atenuado) y la detección de bovinos PI examinando biopsias de piel. En la Unión Europea se propicia exclusivamente la detección de PI utilizando kits de diagnóstico comerciales analizando muestras de sangre. La aplicación de vacunas es marginal, usándose sólo vacunas a virus muerto en circunstancias particulares. Mediante la adopción de esta tecnología, varios países europeos (principalmente los países Nórdicos) pudieron controlar y erradicar la infección. Ello se logró mediante la iniciativa y el esfuerzo de organizaciones de ganaderos y sin legislación específica al respecto.

QUÉ PODEMOS HACER
En nuestro país, la falta de laboratorios con adecuada infraestructura y el elevado costo de algunos análisis hacen que la detección de bovinos con infecciones persistentes con DVB se aplique esporádicamente, sin estar acompañados de una planificación sanitaria adecuada. La vacunación (con vacunas a virus muerto) es la única medida que se adopta cuando se pretende reducir el impacto de la infección, resultando esta medida aislada insuficiente.
Uno de los objetivos debe concentrarse en evitar la infección del feto para evitar abortos o el nacimiento de bovinos portadores permanentes. Para ello, la vacunación debería apuntar a proteger los vientres en su etapa reproductiva. Es conveniente inmunizar las vaquillonas antes del servicio con dos dosis de vacuna, con un intervalo de 3-4 semanas entre dosis, dando la segunda un par de semanas previo a la entrada de los toros. Este esquema de vacunación brinda una base inmunológica (defensas) que cubriría posibles infecciones durante el servicio e inicio de la gestación. Luego, en el momento del tacto (marzo/abril), sería importante una vacunación de refuerzo para proveer protección hacia la mitad y final de la gestación. Esta propuesta de vacunación debe considerarse sólo como tentativa ya que el plan sanitario debería adecuarse a cada sistema según recomendación del veterinario actuante.
La vacunación contra DVB para prevenir la enfermedad de las mucosas mediante la protección de bovinos PI no es eficaz ya que estos animales nacen con una alteración en su sistema inmune (defensas) que les impide responder a las vacunas específicas (no así a otras). Por lo tanto, la única opción con los portadores de la infección es su detección y eliminación del rodeo; como lo muestran experiencias en otros países, con una significativa.

MECANISMOS DE ACCION
El virus
Este virus pertenece a la familia Flaviviridae, género Pestivirus es pequeño, envuelto y su información genética se encuentra codificada en una molécula de ARN lineal. Las moléculas de ARN son propicias a modificaciones por mutaciones o reordenamientos lo que conlleva a la existencia de múltiples variantes. Cuando estas variaciones son significativas se clasifican en un genotipo diferente. Aislamientos de genotipos diferentes tiene normalmente diferencias importantes en las estructuras superficiales del virión (principales determinantes inmunógenos).
De acuerdo a estas variaciones, los estudios actuales los clasifican en BVDV tipo 1 y BVDV tipo 2. Las vacunas formuladas exclusivamente con el tipo 1 no tienen buena protección cruzada.


COMO ACTUA
La infección se produce generalmente a través de las mucosas, por contacto entre los animales, semen o matrerial contaminado. Cuando la infección es placentaria y en el primer trimestre de gestación, el feto se torna inmunotolerante y el animal resulta persistentemente infectado (PI). Estos animales PI tienen gran importancia en la epidemiología de la enfermedad ya que son grandes diseminadores. La identificación y eliminación de los mismos es importante para el control de la enfermedad en los rebaños.
Enfermedades provocan muerte de ganado bovino
Las enfermedades en los bovinos son una de las principales causas que provocan disminución en la producción y reproducción; así como un aumento en desechos, muerte de animales y contaminación de los productos y subproductos que se destinan para el consumo humano, generando pérdidas económicas para los ganaderos y afectaciones al consumidor.

El diagnóstico integral de las principales enfermedades de los bovinos de la zona Norte de Chiapas, elaborado por la Fundación Produce y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), refiere que la brucelosis y leptospirosis son enfermedades comunes en los bovinos que se parecen, ya que pueden causar disminución en la producción e infertilidad, debido a los animales enfermos, a los abortos y a los problemas reproductivos que causan.
 VACUNACIÓN CONTRA LA DIARREA VIRAL BOVINA; FORTALEZAS Y LIMITACIONES
VACUNAS A VIRUS VIVO MODIFICADO
La inmunidad estimulada por este tipo de vacunas generalmente produce una mayor reacción cruzada que la inducida por las vacunas inactivadas. Esta reactividad cruzada es importante en la inmunidad contra el BVDV debido a la variabilidad antigénica entre los diferentes aislamientos.
Por ejemplo: en pruebas de inmunidad protectora cruzada con distintas vacunas, demostraron que las vacunas a virus vivo modificado indujeron mayor protección que las vacunas muertas, cuando los animales fueron desafiados con BVDV de diferente tipo al que contenían las vacunas.
Otras ventajas que mostraron las vacunas vivas modificadas fueron la estimulación de mayor respuesta a anticuerpos neutralizantes, mayor duración del tiempo de protección, y menor requerimiento del número de dosis.
La principal ventaja de estas vacunas es la modulación de todas las fases del sistema inmune, produciendo una respuesta inmune balanceada. Otra desventaja puede presentarse en el uso en la etapa perinatal, ya que los anticuerpos maternos inhiben la replicación del virus vivo modificado y por lo tanto ello reduce la respuesta inmune a la vacuna

VACUNAS INACTIVADAS
Su principal ventaja es producir inmunización con mínimo riesgo de infección, ya que no son inmunosupresoras para el animal vacunado y no presentan riesgos de inducir infección al feto (3, 10).
Las desventajas son que modulan una débil respuesta de anticuerpos neutralizantes y por lo tanto la duración de la protección es menor lo cual indica la necesidad de aumentar la frecuencia de administración (1.3.10). No logran evitar el pasaje del BVDV de la madre al feto en cualquier período de la gestación, y tampoco estimulan la respuesta a células T citotóxicas (7, 30).
Estudios previos han demostrado que vacunas inactivadas con la variante Tipo 1 del BVDV no estimularon inmunidad cruzada contra una variante Tipo 2 (4, 5).
Los datos comparativos publicados no son demasiado precisos para poder establecer una selección sobre la conveniencia de usar vacunas inactivadas o atenuadas (3,11,16).
En general se prefieren vacunas inactivadas para evitar los potenciales efectos inmunosupresores de las vacunas atenuadas. Estos efectos inmunosupresores. en estadios fetales o perinatales podrían tener marcadas consecuencias adversas dado que el sistema inmune está aún en desarrollo y son periodos de alto riesgo para la exposición a patógenos causantes de neumonías o diarreas.
LAS PÉRDIDAS POR LA INFECCIÓN CON BVDV
El BVDV está ampliamente difundido en los rodeos, las formas clínicas son esporádicas y varían según la susceptibilidad y predisposición de los animales. Los sistemas de explotación intensivos potencian aún más los factores de estrés que aumentan la susceptibilidad y el riesgo de desequilibrio sanitario (11).
Las pérdidas productivas resultan de:
♦ La inmunosupresión: importante factor predisponente para el desarrollo de infecciones del tracto respiratorio en los terneros.
♦ Fallas reproductivas: abortos, mortalidad embrionaria, repetición de celos, malformaciones congénitas, nacimientos de terneros débiles.
♦ Pérdidas por mortandad: presentación de animales persistentemente infectados (terneros PI) con tolerancia inmune y aparición de cuadros de enfermedad de las mucosas (3, 10).
POSIBILIDADES DE CONTROL
La resistencia y/o la susceptibilidad a la infección por BVDV dependen de múltiples factores para su expresión, de manera que una sola medida de control no se considera suficiente en la prevención de esta enfermedad (13. 7. 11.13).
Programa de vacunación en rodeos de carne
La mejor estrategia es:
1- Evitar el ingreso de animales infectados (PI) o hembras seropositivas gestantes con riesgo de portar fetos PI.
2- Detectar y eliminar la presencia de estos animales en el rodeo.
3- Instaurar un programa de vacunación.
Es importante mencionar que, al eliminar los animales PI del rodeo, algunos autores hacen notar que se está perdiendo la fuente endógena de infección, dado que los PI, al diseminar el virus en el ambiente, pueden actuar estimulando la inmunidad en el rodeo o al menos en cierto porcentaje de animales.
Con la pérdida de estos "vacunadores" PI, se considera que el porcentaje de seronegativos en riesgo aumenta, lo cual incrementa la importancia de establecer programas de inmunización.


RINOTRAQUEITIS VIRAL BOVINA
IBR: Infección causada por un herpevirus (BHV - 1) y muy difundida en Argentina.
El mismo virus es causa de Rinotraqueítis infecciosa bovina, de Vulvovaginitis pustular infecciosa y de otras enfermedades, las vacunas en general se conocen como Vacunas c/ IBR

Herpesvirus bovino tipo - 1
(Bovine herpesvirus type - 1)

Este virus se presenta:


a) Como enfermedad fatal en terneros nonatos no protegidos, interesando una o más superficies de mucosas del tracto respiratorio y gastrointestinal, y menos frecuentemente de otros órganos
(hígado, bazo, timo y suprarrenales).

b) Con formas abortivas al infectar animales preñados no inmunizados.

c) Como IBR: enfermedad del aparato respiratorio. La enfermedad comienza con un estado gripal, con descarga nasales, inflamación de conjuntiva, etc. En adultos se limita a la infección de las vías respiratorias, con complicaciones en los animales preñados. Estas afecciones respiratorias, hace a algunos susceptibles a Pasteurella haemolitica, que causa severas neumonías.

Las neumonías por pasteurellas son enfermedades muy frecuentes en feedlots, y son las que provocan mayores pérdidas en el mercado de la carne.

d) Como vulvovaginitis pustular infecciosa: También suele provocar pústulas vulvo vaginales, además de conjuntivitis, enteritis y encefalitis.
TRANSMISION
Es frecuente, por ingesta, respiración o sexual.
Síntomas: Anorexia, fiebre, abundantes secreciones nasales y oculares. Baja producción láctea.
De no producirse infecciones secundarias, la recuperación es rápida.

De una manera poco académica, se puede establecer que la presencia de IBR en un rodeo predispone a los animales a la infección por otros virus y bacterias, especialmente de, bacteria oportunista que aprovecha la enfermedad causada por IBR para instalarse en la conjuntiva.

LAS VACUNA 


Se recomienda vacunar anualmente con vacunas IBR + s en la raza Hereford y sus cruzas, que son más sensibles a las infecciones oculares.
Vacunar desde los tres meses de edad y todos los años.
También se recomienda vacunar c/IBR al entrar la hacienda en.



LA RABIA BOVINA
Enfermedad  viral que afecta al sitema nervioso central, afecta a casi todos los animales y su mortalidad es de casi 100%.

Etiología:

Es causada por el serotipo 1 de un lisavirus. La transmisión ocurre generalmente a traves de la mordedura de animales infectados, ya que el virus se encuentra en la saliva. El virus puede también introducirde por las membranas mucosas o raspadas o por cortes en la piel.
El virus se replica en el sitio donde coloniza y se desplaza a traves de los nervios perisfericos hasta la médula espinal de allí asciende al cerebro. Ocaciona distintos trastornos en el sistema nervioso central.

Síntomas:

  • Cambio de comportamiento.
  • Incapacidad para retener la saliva.
  • Miccion frecuente.
  • Erección del pene.
  • Aumento del deseo sexual.
  • Cuando la enfermedad se presenta de modo paralítico se observa además la paralísis de la garganta y del musculo masetero, salivación e incapacidad para tragar; la paralisis progresa hasta desencadenar el coma y la muerte.
  • Si la enfermedad se presenta de la forma furiosa se observa estado de alerta, agresividad, el animal se vuelve irracional, pupilas dilatadas, el animal trata de morder a otros animales, traga cosas extrañas, incordinación musculas, convulsiones y muerte.
  • En el ganado bovina cesa la producción de leche.

Diagnóstico:

Se puede realizar un diagnóstico preliminar en base a la presencia de los síntomas, pero es más recomendable el aislamiento del virus mediante la técnica de tinción de anticuerpos fluorescentes.

Tratamiento:

Inmunización de todo el rebaño con vacunas de virus vivo modificado. En la mayoría de los paises esta es una de las vacunas que debe el ganadero incluir de manera obligatoria en el plan de vacunación.


LA RABIA CANINA

La rabia canina es una enfermedad presente en todos los continentes y es causada por un virus de la familia Rhabdoviridae.
Aunque todos los mamíferos pueden ser infectados con el virus de la rabia, los perros son los transmisores principales de la enfermedad en el mundo.
Los únicos lugares del mundo en que no existe el virus de la rabia son Australia, las islas británicas y la Antártica. Aparte de estos lugares, el virus de la rabia existe en cualquier otro lugar del mundo.
Esta enfermedad es mortal y puede afectar al ser humano. Por eso, todos los países toman medidas para prevenirla, contenerla y tratar de eliminarla.

Transmisión de la rabia canina

La rabia canina se transmite a través de la saliva de un animal contaminado. Normalmente esto ocurre mediante una mordida, pero se han documentado algunos casos en que el virus de la rabia ha sido transmitido en partículas de aerosol flotando en el aire. Estos casos, sin embargo, son extraños y solamente han ocurrido en cuevas donde habitaban muchos murciélagos infectados.
El portador más común de rabia en todo el mundo es el perro, pero cualquier mamífero puede serlo. En ciertos lugares, los gatos son portadores más frecuentes que los perros.
Los animales silvestres también pueden ser portadores del virus de la rabia y, como tales, pueden transmitirla a los animales domésticos o al hombre. Los murciélagos, mapaches, zorrillos y zorros son portadores comunes del virus de la rabia.
Se sabe que el virus de la rabia no dura mucho fuera de un cuerpo con vida. Se ha reportado que puede permanecer activo en carcasas de animales hasta 24 horas, pero no más.

Síntomas y diagnóstico de la rabia canina

El virus de la rabia tiene diferentes tiempos de incubación en diferentes especies y produce tres fases de síntomas característicos, aunque no siempre se presentan todas las fases. Si bien todos los mamíferos son susceptibles a la rabia, se sabe que los zorrillos pueden ser portadores asintomáticos en algunos casos.
Los síntomas de rabia en perros suelen aparecer entre tres y ocho semanas después del contagio. Sin embargo, se han reportado casos de incubación más largos, de hasta seis meses.
En los humanos, los síntomas suelen aparecer entre tres y seis semanas después de la infección, pero también se han reportado casos de incubación más larga.
Las fases características de la rabia son:
  • Fase Prodrómica. Se caracteriza por conductas aprehensivas, nerviosismo, ansiedad y aislamiento voluntario del perro. También se produce fiebre. La conducta suele cambiar durante esta fase, haciendo que perros amigables actúen de forma recelosa, asustadiza o irritable. Los perros agresivos pueden transformarse en dóciles y amigables. Esta fase suele durar dos a tres días en el perro.
  • Fase furiosa. No siempre se presenta, pero cuando lo hace es la fase característica de lo que se conoce como "rabia furiosa". Se caracteriza por la irritabilidad del animal y por la hipersensibilidad a estímulos visuales y auditivos. En esta fase, el perro no descansa con frecuencia y parece estar activo mucho tiempo. Los perros muerden todo lo que se les pone en el camino y, con el progreso de la enfermedad, se muestran desorientados y llegan a tener convulsiones. Eventualmente mueren. Esta fase normalmente dura entre uno y siete días en perros.
  • Fase paralítica. Esta fase es característica de lo que se conoce como "rabia muda" o "rabia paralítica" y tampoco se presenta en todos los casos. Puede presentarse después de la fase prodrómica o de la fase furiosa. Sus síntomas incluyen la parálisis de los músculos de la cabeza y cuello. Así, el perro ya no puede tragar y saliva constantemente. La mandíbula inferior se paraliza dejando la boca abierta, pudiendo hacer pensar al dueño que su perro tiene algo atorado en la garganta. Eventualmente, la parálisis afecta al diafragma y el perro muere por insuficiencia respiratoria.
El diagnóstico de rabia se hace en base a un análisis del tejido nervioso del cerebro, por lo que es necesario matar al perro para diagnosticar si tiene rabia o no.
También se han probado otras técnicas para diagnosticar la rabia en estados tempranos, sin necesidad de matar al animal. Entre estas técnicas se encuentra la reacción en cadena de la polimerasa (PCR por sus siglas en inglés), pero por el momento el diagnóstico preciso involucra la muerte del perro para analizar su cerebro. 

Prevención y tratamiento de la rabia canina


No existe ningún tratamiento para la rabia una vez que se han presentado los síntomas. En estos casos, el individuo afectado está condenado a la muerte.
Sin embargo, sí existen vacunas efectivas para prevenir la enfermedad. Todos los perros deben ser vacunados contra la rabia cuando aún son cachorros. La vacunación se debe repetir periódicamente y el tiempo entre vacunas depende de la vacuna empleada y de la incidencia de la enfermedad en la zona. Existen vacunas que se aplican cada año, otras que se aplican cada dos años y otras que se aplican cada tres años. En todo caso, el programa de vacunación debe ser establecido por el veterinario.
También existen vacunas preventivas para seres humanos que tienen mayor riesgo de contraer la rabia, como veterinarios, biólogos, entrenadores de perros y otros. Estas vacunas preventivas reducen el riesgo de infección cuando una persona es mordida.
Finalmente, toda persona que es mordida por un perro u otro animal, debe lavar bien la herida con abundante agua y jabón, y dirigirse inmediatamente a un centro de salud. En caso de considerarse necesario, la persona que fue mordida recibirá una serie de vacunas antes que se presenten los síntomas. Si los síntomas ya se han presentado, entonces no hay nada que hacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada